LOS INICIOS… NO TIENEN PORQUÉ SER TAN DUROS

Ahora que ya se pasó el furor de las promesas de principios de año y que, es probable, te estés planteando abandonar… Vamos a explicarte algunas cosillas sobre lo que conocemos como “rodar”. Y no, en este caso, no es dejarse “rodar” ladera abajo, aunque suena divertido!

Saber cómo rodar es importantísimo y, bueno, como ya habrás descubierto, no siempre es fácil. De hecho, muchos corredores piensan que hacen un buen rodaje cuando … podrían mejorar.

En muchas ocasiones se realizan rodajes demasiado largos, incluso a ritmos excesivamente elevados (por ejemplo cuando sales a “rodar” con alguien más experimentado y te lleva a un ritmo muy superior al tuyo), sobre superficies demasiado duras (tenemos tendencia a abusar mucho del asfalto) y con calzado inadecuado (¿Recuerdas el post “errores más frecuentes del running“?). Más consejos sobre las zapatillas aquí

En los rodajes, debes empezar siempre de forma suave e ir progresando suavemente hasta conseguir el ritmo adecuado. ¿Comorrrr?? Stop!!  Para, para, para!! ¿El ritmo adecuado? Ahora te lo explicamos, pero tranqui, que no nos referimos a bailotear coordinadamente .

Sabes que llevas el ritmo adecuando cuando puedes mantener una conversación normal mientras corres, cuando los pensamientos son fluidos (te pueden preguntar cuánto es 6X6 y responderás rápidamente que 36) y tu mente estará más o menos relajada, tu respiración será fluida y no te costará coger aire y, para ayudarte sería ideal utilizar el pulsómetro para controlar tu ritmo cardiaco.

Los rodajes te harán sacarle todo el jugo al entrenamiento. Y para evitar lesiones (con el correspondiente parón) sería perfecto realizarlos por terrenos blandos, como los parques, rutas de montaña ligeras, etc. Aunque sería la repera si rodaras sobre hierba.

Para este tipo de entrenos, si tienes varios tipos de zapatillas (esto va para los más “pro”), olvídate de las “ligeras” para este tipo de entreno. Ya sabéis que a nosotros para los rodajes, cuestas y diversos (y más si estamos pasados de peso) nos gustan mucho las Asics Gel Nimbus. Es cómoda, duradera, “todo-terreno”, robusta… sí, y algo cara. Así que, busca bien por internet y en distintas tiendas para conseguir una buena oferta, porque puedes ahorrarte hasta 50€!

Vale, vale! Vamos al grano. “¿Y ahora qué? ¿A qué ritmo debería “rodar”?” estarás pensando, ¿cierto?

La mayor parte de los rodajes deberías hacerlos a ritmos medios (en torno a un 60% de los entrenamientos de este tipo), una buena parte a ritmos suaves (más o menos, un 30%) y la menor parte a ritmos fuertes (un 10%, para que te hagas una idea). Para explicarnos un poco más, en los ritmos  lentos, desarrollas la capacidad aeróbica (trotes, inicio de los rodajes,  calentamiento y enfriamiento en series y competiciones…). Los ritmos medios son una mezcla de capacidad aeróbica y potencia aeróbica. Es la parte central de tus rodajes. Vamos, finalmente, con los ritmos fuertes y próximos a los que compites, son para desarrollar la potencia aeróbica. Son la parte final de tus rodajes, aproximadamente el último cuarto. Para ello, deberías realizarlo entre el 80 y el 95% de tu FCM.

Ahora bien, si te acabamos de explicar cómo hacerlo bien, vamos a explicarte también, como no deberías hacerlo.

Ya te imaginarás que a ritmos muy fuertes no es lo más adecuado, ¿verdad? Por qué. Porque para eso están las series.

Y si necesitas ayuda, o quieres mejorar… Te dejamos este formulario para que te resulte más fácil contactar con nosotros!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *