Cómo correr bien

Ahora que con el inicio del año nuevo, muchos estáis empezando a corretear por las calles y parques, es importante que sepáis “Cómo correr bien”

Lo primero que debes tener en cuenta, y también lo más importante, es la técnica de carrera. Lo que se conoce popularmente como “correr bonito”.

Esto no quiere decir que corras con los colores de la ropa conjuntados con las zapatillas, sino que debes correr con una buena técnica, que se traduce en zancada amplia y ágil, el talón sube hasta el glúteo, los brazos están flexionados con un ángulo de 90º y las muñecas van a la altura de la cadera, en vez de en el pecho. Los hombros están relajados, no arriba encogidos. La cabeza, erguida. Las manos no están ni muy tensas, pues gastaríamos una energía tremenda, ni muy relajadas. Van… como si sujetáramos un pajarito en cada mano, con la presión justa para que no se escape, pero tampoco para asfixiarle.

Los brazos van paralelos al cuerpo, con los codos muy cerca del tronco, sin cruzar las manos por delante del pecho, ni con los codos muy abiertos.

El tronco va erguido, como si una cuerda tirase de nosotros hacia arriba, ligeramente inclinado hacia adelante, en torno a un 5% de inclinación nada más. Y va recto, en el sentido de que no hace giros hacia los lados. Esta posición del tronco es importante incluso cuando subimos cuestas, puesto que si flexionamos el tronco en exceso, no podremos respirar bien porque tendremos comprimido el diafragma.

Los hombros, además de relajados, deben ir hacia atrás, sacando pecho, estamos orgullosos de correr.

Las piernas van rectas, no se cruzan por delante… ni los pies por detrás.

El movimiento de correr es un movimiento de avanzar hacia adelante, así que, cuanto más limpio sea el movimiento, menos esfuerzo nos costará porque no malgastaremos energía.

Debemos intentar conseguir llevar las piernas relajadas, sé que es difícil, pero hay que trabajarlo. Cuanto más relajadas vayan, más fácil es que llevemos un ritmo más alto con menor esfuerzo y que la amplitud y la cadencia de la zancada se mantengan.

La postura debe ser relajada en general, no debemos ir tensos o rígidos. Y ya, lo ideal, sería SONREIR y, por supuesto, si nos encontramos con otro runner… SALUDAR! Aunque sea con la mano o con la cabeza, estamos todos sufriendo, entre comillas, de la misma manera.

Existen ejercicios específicos para trabajar la técnica de carrera. Cualquier persona, sea cual sea su nivel, debe hacer ejercicios de técnica. Aunque acabe de empezar a correr. Con dedicarle 5-10 min, 1 ó 2 días en semana, notarás la diferencia.

Este tipo de ejercicios se hacen durante toda la temporada, puesto que existen además, ejercicios de técnica general y ejercicios específicos para los que compiten y se meten ya en plena temporada de competiciones. Ayuda a mejorar la eficacia y la eficiencia durante el entrenamiento… y la competición, para el que compita.

Ahora te estarás preguntando en qué momento sería más recomendable hacer este tipo de ejercicios, ¿Verdad?

Habrá momentos en los que sea más recomendable hacer la técnica después de calentar y en otras ocasiones después de un entrenamiento exigente, y en otras, sin embargo, dedicarle una sesión específica. Dependerá del objetivo que estemos trabajando y que queramos conseguir, y por supuesto, del nivel deportivo de la persona.

No obstante, para ayudarte con la técnica, te dejamos el enlace a nuestro canal de YouTube par que veas diferentes ejercicios de técnica de carrera a pie.

Recuerda que, si siempre es importante estar bien hidratado, más cuando se entrena, no es muy recomendable llevar el bidón en la mano, pues puede provocar desequilibrios posturales y musculares y con ello provocar sobrecargas que derivarían en lesión. Existen en el mercado unas bidoneras magníficas, para llevar el bidón, pues te permiten llevar el bidón en la cintura, llevas las manos libres, y generalmente, suelen llevar algún bolsillo más para que puedas llevar las llaves, el gel para las tiradas largas y, en algunas, incluso el móvil. Siempre es mejor opción que llevar el bidón en la mano.

Y si llevamos habitualmente la correa del perrito, es mejor opción, que le llevemos enganchada a un cinturón viejo (puesto en la cintura), así evitaremos que si ve otro perro, nos disloque el hombro por el tirón seco. Es más fácil controlarle de esta forma. Aunque ideal sería que, además, le lleves con un dogal (NO es un bozal).

Qué más decir? Disfrútalo y SONRÍE! Hoy, es un gran día para entrenar, así que, empieza hoy mismo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *