Llevas una “L” ?

Eres corredor y, de repente, te pica la curiosidad y te planteas probar un duatlón porque un amigo tuyo va a participar en uno, o bien llevas poco tiempo corriendo, … sea como fuere, llevas un “L” en la espalda de tu camiseta. Así que te vamos a contar algunas cosillas que, esperamos, te sirvan de ayuda.

Si te estás planteando hacer tu primer duatlón… Los primeros kilómetros (en función de la distancia) que realices corriendo te van a resultar… digamos, “diferentes”. Te sentirás raro y verás que tus patitas no te hacen caso, ni al ritmo, ni a las sensaciones, ni a la cadencia…. Esto, querido nóvel, es normal. Bajas de la bici y empiezas a correr. Sientes que tus piernas tienen la misma flexibilidad que un tronco y el mismo peso que si fueran de hormigón. Tranquilo! Respira profundamente, da pasos más cortos y rápidos, “Suelta” piernas… y ya habrá pasado todo.

Si eres maratoniano y es de tus primeros duatlones, esta transición de la bici a la carrera a pie te recordará un poco a la sensación de los últimos km del maratón, solo que aquí dura mucho menos y rápido “coges sensaciones”.

➜ No olvides girar el portadorsal para que tu dorsal sea visible para jueces y organización. Es obligatorio. En la bici, ya sabrás que debe ir detrás y en la carrera a pie, lo giras para que quede delante. NOTA: Si eres muy “L” pensarás que te hablamos en chino. El portadorsal es esa gomita en la cintura que llevan los competidores de tri/du donde va enganchado el dorsal. Es muy cómodo y los hay que hasta llevan enganches para los geles.

➜ No deberías descuidar tu trabajo de velocidad aunque sea una especialidad de resistencia. Deberás entrenar esta cualidad, no sólo para aumentar tu “velocidad crucero”, sino porque hará que acabes en mejores condiciones físicas la prueba e incluso, que puedas esprintar ¡en condiciones! al final. 

➜ Por supuesto, el entrenamiento de la técnica de carrera a pie es fundamental. Tiene unas ligeras variaciones con la técnica de carrera a pie SÓLO para atletismo. Es fundamental que la trabajes porque al bajar de la bici… correrás lo que denominamos “sentado” y lo notarás. (Mucho más a mayor distancia)

➜ CORE. No olvides entrenarlo. No son los clásicos ejercicios de Encogimiento abdominal. El trabajo de CORE es mucho más profundo y amplio. Servirá para evitar lesiones en discos lumbares, sujeción de vísceras y un largo etc. Puedes ver vídeos de ejercicios que os hemos propuesto en nuestro canal de YouTube o en el de nuestra matriz PLAN INTEGRAL.

➜ Es muy recomendable que entrenes de forma específica, la transición de bici a carrera a pie. Por lo menos, deberías realizar 1-2 sesiones de entrenamiento específico antes de la prueba en la que quieras participar.

➜ FUERZA. Qué te vamos a contar que no te hayamos contado ya sobre la importancia del entrenamiento de fuerza… Recuerda que puedes trabajar la fuerza tanto en el gimnasio, como con tu propio peso corporal, con gomas/bandas elásticas, mancuernas, … INCLUSO CUESTAS para un trabajo específico. Ideal que además, luego realices la transferencia del entreno de fuerza a la carrera a pie… Y no olvides, que ir al gimnasio y “hacer algunas máquinas” no es realizar el trabajo de fuerza QUE DEBES hacer. 

Te sientes agobiado? Estás perdido? No sabes por dónde empezar? Ponte en manos de profesionales.

➜ Contáctanos!!

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *