CONSEJO DE LA SEMANA

¿Tienes ansiedad y vas a la nevera constantemente?
Entonces tienes otras opciones. Si tienes hambre de verdad, come; pero si picoteas por ansiedad, te recomiendo que sigas leyendo.
Si te pasa esto último, prueba con estas soluciones, verás cómo la báscula no te dice "de uno en uno, por favor"
 
– Prueba a masticar chicle (sin azúcar). Es una forma de tener algo en la boca, pero no en el estómago.
– También puedes comer unas tortitas de arroz, sólo tienen 29 Kcal. Un par de ellas, no más.
– Sal a dar un paseo. Despeja tu mente y aléjate un rato de lo que te produce ansiedad.
– Si no puedes controlarte, come una ensalada de lechuga y tomate. Nada más. Puedes comer la cantidad de lechuga que te apetezca. Eso sí, no te pases con el aliño.
 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *