Consejos nuevas zapatillas para entrenar

Aunque ya hemos escrito bastante sobre este tema, ahora con la “vuelta al cole” muchos os planteáis volver al entrenamiento y bajar los excesos de las vacaciones de verano, generalmente, saliendo a correr y, por ello, os equipáis completamente y salís disparados a corretear por las calles… Relax!! Antes de que os rompáis, ya vamos a vuestro rescate.

Continuar leyendo “Consejos nuevas zapatillas para entrenar”

Lesiones en el deporte

Como ya te imaginarás, la práctica deportiva regular es muy importante para prevenir y tratar una gran variedad de patologías derivadas de un estilo de vida sedentario, como por ejemplo: la hipertensión, la diabetes, la osteoporosis, etc.

Continuar leyendo “Lesiones en el deporte”

🎬 Nuevo vídeo en nuestro canal de YouTube!!

Esta mañana, os comentábamos en nuestras RRSS (redes sociales) de qué iba a ir el vídeo de hoy.

Aquí os lo dejamos para vuestro disfrute!

Test de Cooper – Valora tu punto de partida, o tu evolución.

  • Test de Cooper. Seguro que recuerdas haberlo hecho en el cole. El objetivo de este test es que recorras la mayor distancia posible en 12 minutos. Si no tienes un pulsómetro con GPS, ya sabes que existen un montón de aplicaciones para el móvil que te dan la distancia recorrida en un tiempo determinado, como por ejemplo, Sports Tracker, Runtastic y otras.

Continuar leyendo “Test de Cooper – Valora tu punto de partida, o tu evolución.”

Rituales pre-competición. Son buenos??

Este verano, con las Olimpiadas, los grandes deportistas de talla mundial llamaron la atención con sus “rituales” personales antes de cada gran cita. Fueron especialmente comentados los de Rafa Nadal, Michael Phelps,… Continuar leyendo “Rituales pre-competición. Son buenos??”

Efecto del Ejercicio Abdominal sobre la Grasa Abdominal

El sobrepeso y la obesidad están aumentando de forma importante en la mayoría de países industrializados, y dada su relación con diferentes enfermedades y procesos, se está convirtiendo en un problema de salud pública.

Además, de su relación con la grasa corporal total, la grasa abdominal se convierte en un problema estético añadido que intenta evitarse en muchas ocasiones mediante la realización de abdominales o ejercicios específicos de la musculatura abdominal.

La efectividad de estos ejercicios abdominales sobre el objetivo planteado, que es la reducción de la grasa abdominal, se encuentra en ocasiones en entredicho, y Vispute y col han realizado un estudio en este sentido, concluyendo que el ejercicio abdominal realizado durante 6 semanas fue efectivo en el desarrollo de la fuerza de la musculatura abdominal, pero no fue efectivo en la disminución de diferentes medidas de grasa abdominal.

En las últimas décadas el sobrepeso y la obesidad han aumentado de forma importante en la mayoría de países industrializados; ello afecta también a la edad juvenil alcanzando niveles de hasta el 30% en España.

La reducción de la obesidad abdominal, trae consigo una disminución de la grasa visceral, lo que reduce la incidencia de las complicaciones apuntadas, principalmente del riesgo de cardiopatía isquémica.

La actividad física es uno de los métodos más importantes y fiables en la reducción del peso y la disminución de la grasa; existen diferentes alternativas de ejercicio con el objetivo de disminuir la grasa abdominal, incluyéndose el ejercicio aeróbico, el trabajo de fuerza o combinaciones de ambas.

El ejercicio abdominal o la realización de abdominales es un tipo de ejercicio que en muchas ocasiones se promueve como una forma efectiva de reducir la grasa abdominal, aunque los resultados efectivos a nivel científico están en entredicho.

Vispute y col, han realizado un estudio al respecto, publicado en el Journal of Strength and Conditioning Research, con el título The Effect of Abdominal Exercise on Abdominal Fat, concluyendo que la realización de Ejercicio Abdominal por sí solo NO es efectivo en la disminución de diferentes medidas de Grasa Abdominal. En el estudio, que ha tenido una duración de 6 semanas, han participado 24 personas sedentarias y en buenas condiciones de salud, que se han dividido en 2 grupos:

• Grupo Control que durante las 6 semanas no han realizado ningún tipo de ejercicio abdominal y han mantenido una dieta isocalórica.

• Grupo Abdominal que además de mantener una dieta isocalórica, han realizado Ejercicio Abdominal 5 días por semana durante las 6 semanas, consistente en un calentamiento de 5 minutos en tapiz a 4 km/h y a continuación 2 Series de 10 Repeticiones de 7 Ejercicios Abdominales (teniendo en cuenta que algunos de los ejercicios planteados son bilaterales, el total de repeticiones es de 200 por sesión).

Los participantes en el estudio fueron evaluados antes del comienzo y al final del estudio, realizándoseles un Control de la Dieta, Absorciometría de Rayos X de Doble Energía (DXA), Perímetro Abdominal, Peso y un Test Físico de Resistencia (Fondo) Abdominal.

En cuanto a los resultados tras 6 semanas, no se encuentran diferencias significativas entre el Grupo Abdominal y Grupo Control en las diferentes mediciones de la Grasa Abdominal (Grasa Androide medida mediante DXA, perímetro abdominal, pliegues cutáneos a nivel abdominal). Donde sí que encuentran diferencias significativas entre ambos grupos es en el Test Físico de Resistencia Abdominal, donde el Grupo Abdominal mejora más los resultados como consecuencia del ejercicio que el Grupo Control.

Los autores del estudio concluyen que el ejercicio abdominal realizado durante 6 semanas fue efectivo en el desarrollo de la fuerza de la musculatura abdominal, pero no fue efectivo en la disminución de diferentes medidas de grasa abdominal.

La información obtenida de este estudio puede ayudar a la gente a comprender que la realización de abdominales de forma exclusiva no es suficiente para reducir el perímetro abdominal o la grasa subcutánea abdominal, y que es necesario incluir el ejercicio aeróbico junto con una reducción del aporte calórico para obtener cambios más favorables en el porcentaje de grasa corporal.

Fuente: Biolaster.

Refuerzo nutricional con estas temperaturas tan bajas

Recordad que aunque hay que tomar fruta y verdura, mejor tomarlo en puré que en ensalada ya que lo tomaréis calentito, y el cuerpo lo agradecerá. Es una buena forma, también, de tomaros verduras que no os gustan o a las que no estáis acostumbrados, pero que sin embargo son muy beneficiosas (espinacas para las chicas y cualquier deportista -alto contenido en hierro, además de en fibra-, puerro, ajo y cebolla, para los resfriados, los pimientos también tienen bastante vitamina C….)

Con respecto a las frutas, además de las clásicas naranjas y mandarinas, los kiwis tienen más vit C al igual que las fresas (pero de éstas, no es temporada)

Otra ayuda también muy buena, además de los caldos, sopas, infusiones y purés… Es un remedio de la abuela, es todo un clásico! un vasito de leche calentita CON MIEL! ya veréis cómo mejoráis.